LIBROS ARTÍCULOS NOTICIAS CUENTOS
ARCHIVO
18.02.2019
Los críticos ya no critican, solo elogian
 Ya sé que me estoy repitiendo y que el contenido de mi blog es monográfic o, pero es que estoy tan asombrado de lo que está pasando en el mundo de las letras que no tengo más remedio que volver una y otra vez sobre el mismo tema: la profunda crisis por la atraviesa la literatura en estos momentos. 

La pregunta de esta nueva entrada es: ¿Cómo es posible que los críticos de nuestro maltrecho país hayan elegido la novela “Ordesa” de Manuel Vilas, la mejor de 2018?

Reproduzco la crítica de un lector airado:

 “Llevo leído solo un 30% del libro, y tal vez lo termine en ratos libres, solo para ver hasta donde llega la estupidez del autor y de sus seguidores”.

Tal vez se haya pasado con el calificativo, pero entiendo perfectamente su reacción ante un fraude tan monstruoso.

Veamos el primer párrafo de Ordesa:

“Ojalá pudiera medirse el dolor humano con números claros y no con palabras inciertas…" 

¿El dolor humano se mide con palabras inciertas? Yo diría que con la intensidad de la emoción negativa del dolor.

" … Ojalá hubiera una forma de saber cuánto hemos sufrido, y que el dolor tuviera materia y medición…"

¿Por qué y para qué? ¿Para ponerlo a la venta al peso o por metros?

"… Todo hombre acaba un día u otro enfrentándose a la ingravidez de su paso por el mundo...

¿Y las mujeres? ¿A la ingravidez? ¿Nos enfrentamos a flotar ingrávidos en el espacio? Seguro que quería decir liviandad, pero se le fue la idea al cielo. Ya es suficiente. Esto es lo que yo digo escribir a tontas y a locas.

¿Cómo es posible que los críticos no vean estos defectos e incongruencias? Son tan evidentes que me permito sospechar que para hacer sus valoraciones no se atienen a la calidad de las obras sino a la cantidad de euros que percibirán por hacer la vista gorda!

¿Tanto poder e influencia tienen editoriales como Alfaguara, que son capaces de convertir en "Best-seller" novelas que parecen escritas por estudiantes de bachillerato en sus desmotivadas redacciones de clase de lengua y literatura?

La segunda pregunta obligada es: Si esta es la mejor novela ¿cómo será la peor? ¡No puedo ni imaginarlo, y eso que imaginación no me falta!

Por último, una importante observación: mientras los críticos profesionales (Incluidos los de la archifamosa BABELIA de El País) elogian estas malísimas novelas, los lectores las critican con independencia y neutralidad, como leo  en esta otra crítica. ¡Los críticos del stablishment están cavando su tumba!

"Leí “ORDESA” del escritor español MANUEL VILAS, expectante por las buenísimas críticas que había leído sobre el libro, pero me llevé una decepción. En ningún momento empaticé con el protagonista, ni me sentí identificada con la mayoría de sus comentarios ni con su pesimista visión de la vida ni de la muerte. El protagonista de la obra, un hombre de 52 años, se supone que es el propio autor, quien se abre en canal en esta novela autobiográfica, que en mi opinión peca de victimismo"

 

 

 

90 LECTURAS