BLOG DE JAIME DESPREE NOVELAS ENSAYOS BLOG YO Encuentrame en facebook Encuentrame en facebook
xxxxxxxxxxxxxx
Las 10 claves de una crisis anunciada

Cuando paseando por el parque veo un grupo de niños de 2 ó 3 años celebrando algún ruidoso pic-nic escolar no puedo evitar preguntarme, pensando en las alarmantes noticias de todo tipo que con la que nos están bombardeando constantemente los medios de comunicación desde el inicio de esta inacabable recesión, si estos alegres y despreocupados niños tendrán futuro y, en el caso de tenerlo, cómo será ese futuro.

La nuestra ha sido la primera generación de europeos “Free of war”; es decir, que no hemos sufrido en nuestros respectivos países ninguna guerra civil o de invasión, excepto el conflicto de Kosovo, a pesar de estar envueltos en guerras fuera de nuestros países.

Una de las claves ha sido la progresiva instauración del Estado democrático y de Derecho, en algunos casos decididamente social. Pero la clave fundamental de esta larga paz ha sido el relativo éxito de la economía europea de posguerra, en constante crecimiento, sumado a un claro y rotundo deseo de paz y entendimiento de todos los europeos tras la II Guerra mundial.

Europa parece decidida a conservar su unidad y un modelo político social y progresista, pero dadas las tendencias globales neoliberales ¿será posible mantener esta unidad de acción y su proyecto político?

Las 10 claves de la crisis

1) Nos movemos en una economía liberal-capitalista que se ha habituado a los altos riesgos y la economía, en especial las finanzas, se parece ya a la ruleta de un casino, o, en su defecto, a una partida de póquer entre tramposos, cuya máxima aspiración es guardar un as en la manga y hacer el máximo de trampas tolerables por el contrario.

2) La globalización hace prácticamente inútil los intentos nacionales de regular el alcance de estos riesgos, y finalmente todo queda en manos de la “providencia” (confianza ciega en la capacidad de autorregulación de la economía de libre mercado).

3) Los Estados han sido desbordados por esta realidad, y han tenido que aceptar las reglas del juego para convertirse en Estados-empresa, de manera que sus cuentas dependen en buena medida de los avatares financieros del libre mercado y de los cada vez más complejos productos financieros a los que tiene que recurrir para financiarse; es decir, el Estado se ha convertido en un asiduo jugador de este casino, casi siempre perdedor (Privatizar las ganancias y socializar las pérdidas), y en un mal jugador de póquer, porque no le está permitido hacer trampas.

4) La complejidad misma de los productos financieros desborda la capacidad de la administración de los Estados para vigilar las finanzas e imponer sanciones a entidades financieras o grandes corporaciones antes de que se produzcan las crisis, que cuentan con los cerebros financieros más “creativos”, a los que recompensan con multimillonarios bonos, lo que obviamente no pueden hacer los Estados con sus inspectores.

5) El ascenso de políticos populistas, cuya política consiste en “hacer la vista gorda” de ciertos desmanes financieros con tal de lograr los apoyos necesarios para mantenerse en el poder y “el que venga atrás que arree”. Para ello utilizan de la forma más descarada imaginable los medios de comunicación de masas más o menos corruptos para manipular en su favor a la cada vez más confundida opinión pública de sus países.

6) Los promotores de la revolución digital (empresas tecnológicas, y los llamados “medios sociales” de comunicación) pretenden hacernos creer que el ciudadano que los utiliza está mejor informado y es más difícil de manipular, pero lo cierto es que sucede todo lo contrario: la hiperinflación de información es la causa del colapso de la conciencia de la realidad y ante tal abundancia de información contradictoria, mezclada en el mismo formato por trillones de mensajes publicitarios, videos, correos, rss, etc., nos estamos convirtiendo en autómatas consumidor de información por la información misma, y ya no somos incapaces de procesarla correctamente. Nuestra opinión cambia a la misma velocidad que el flujo de los mensajes que recibimos. Además de que concedemos más importancia a la información no contrastada que se puede obtener en los llamados medios sociales de comunicación que a la de los medios profesionales, porque sospechamos que también están manipulados.

7) Los expertos en imagen, psicólogos y sociólogos combinados dominan la realidad social de este confuso tiempo si necesidad de exponer ni un solo argumento intelectual; les basta con manipular las imágenes y sacarlas de contexto para controlar la voluntad de la gente, que cada vez está menos capacitada para reflexionar seriamente sobre lo que ven atónitos y perplejos en las nuevas y gigantescas pantallas de televisión de plasma. Ahora, como ha sido siempre, quien controla la imaginación del pueblo, convertidas en masas, se hace con el poder, sin necesidad de convencer con argumentos sólidos y bien elaborados.

8) La confianza ciega en que la ciencia y la tecnología puede solucionar todos nuestros problemas ha desplazado a las humanidades y los individuos tienen cada vez menos conciencia de sí como personas, y lo que esto significa para alienarse a los mecanismos de los objetos que utilizan masivamente, como ordenadores personales o teléfonos móviles, y esperar que estos aparatos por sí mismos traerán la solución.

9) La economía de consumo sigue basándose en la vanidad más que en la mera utilidad. No consumimos solo para satisfacer nuestras necesidades sino fundamentalmente para mantener las apariencias, pues el orden social y su clasificación no está determinado por la capacidad personal, la inteligencia o la integridad moral, sino por la riqueza.

10) Por último, y como resultado del punto anterior, hemos puesto en la cúspide de los valores sociales el consumo en lugar del trabajo. Por esta razón hemos legitimado el acceso a la propiedad como resultado del consumo, cualquiera que sea el medio utilizado. En otras palabras, estamos promocionando un modelo social con tendencia a la proliferación de especuladores, y hasta delincuentes, en lugar de trabajadores.

¿Pero quién diablos soy yo?
142 LECTURAS
La vida: Instrucciones para su uso
54 LECTURAS
La guerra de la seducción
112 LECTURAS
La Iglesia Católica y su sueño político frustrado
75 LECTURAS
La filosofía de cada día
138 LECTURAS
Las 10 claves de una crisis anunciada
55 LECTURAS
La imaginación de las plantas
104 LECTURAS
¿Tiene futuro la Unión Europea?
45 LECTURAS
Conocimiento vs. entendimiento
24 LECTURAS
Las causas históricas del atraso de España
33 LECTURAS
La mujer y su mundo (Visto por un hombre)
105 LECTURAS
Ser viejo sigue sin estar de moda
39 LECTURAS
Facebook que estás en los cielos...
37 LECTURAS
Juicio histórico a la Iglesia Católica
59 LECTURAS
La metafísica es fácil: Sobre el Ser
33 LECTURAS
Filosofía personal vs. filosofía académica
60 LECTURAS
background-color